​Pedro José Gris: Crónica de una exposición en NY

Por: José Enrique García.

Las obras fueron mantenidas un mes en la Reynold C. Kerr Collection, en el Distrito Histórico del Museo Metropolitano y el Upper East Side
Eran las 6:00 de la tarde en Nueva York, y Reynold Kerr se detenía en los últimos detalles del escenario. 

Todo tiene que estar en su sitio, cada detalle tiene que ocupar su lugar de modo que logremos un ritmo visual, una atmósfera única para recibir estas obras de Pedro José Gris.

Y el salón de exposición de la Reynold C. Keer Collection, espacio privado dirigido por el especialista en arte africano y latinoamericano, Reynol Kerr, ubicado en 16 Este de la calle 82, en el “Distrito Histórico del Museo Metropolitano” y el “ Upper East Side” de la ciudad de Nueva York, sufrió una singular transformación para acoger una muestra de Partículas que piensan.

Se transformó el espacio: adquirió la forma y el ritmo procurado, pensado, por Reynold C. Kerr, impulsor principal de esta exhibición. 
Kerr seleccionó, de su vasta colección de obras que posee, cuatro piezas antiguas y cuatro muy contemporánea y vanguardistas, que asumieron el papel de ser guardianes espirituales de las obras. 

Las muy antiguas: una terracota de 3000 años antes de Cristo, una escultura de Tanzania, perteneciente a la tribu Sukuma, otra escultura procedente del pueblo Senufo de la Costa de marfil, de la sociedad Poro, El pájaro Calao, y la cuarta, otra escultura africana, simbolizando la fertilidad.

Lo más hermoso se acerca a lo primigenio, a lo más antiguo, viejo, ala arcilla, el soplo y el polvo lo fundacional, lo que la mano construye o edifica en el ahora. En este mismo breve instante.
Por esa razón, el misterio se asienta también en los creadores de todos los tiempos, subrayamos lo muy moderno, procurando esos pulsos, esos latidos de los primeros pujos, de las primeras tierras, pues recurrente es el arte como la vida, vuelta y revuelta, reencarnaciones, misma raíz de un vuelo que vuelve a tierra para saltar de nuevo hacia otros aires.

Y las muy modernas, serenados por ser esencia que depuró el mismo tiempo, recreando el espacio fueron estas: Una cultura del surrealista cubano Agustín Cárdenas, otra escultura, un Autorretrato del escultor argentino y pintor, Antonio Seguí y dos esculturas, dos mesas, de Arman (Arman Fernández). La mayor, con sus cuatro sillas: un violín fragmentado.

Y así, lo muy antiguo y lo muy moderno se juntaron para dar la bienvenida a estas obras de Pedro José: Retrato del azar, 2014, excesos de recuerdos (serie Partículas que piensan), 2015, Imaginando la realidad (serie Partículas que piensan 2015, Firenzi, 2016, “Hay días en mi vida que volverán”, 2015, “En cuanto a cómo empezar las cosas”, 2016, “Hay días en mi vida que volverá”n 2016.

Las 8:00 de la noche. La sala de exposición llena en su totalidad. La mirada se detiene y demora en cada obra: inmediata aceptación. Sorprendía el color, textura, energía, el sentido acentuado de una actualidad que se afirma en la recuperación de espacios fundacionales: las partículas en perfecta articulación con elementos constitutivos de su espacio vital, la isla de Santo Domingo, colores y aliento de un singular espacio tropical que pertenece al espacio mayor, el universo, rasgo que distinguen la ya muy considerable producción plástica de Pedro José Gris.

Y asimismo, las composiciones donde la imaginación que, arranca desde una inicial intuición de la realidad, se deshacen en trazos, emanaciones figurativas, tejiéndose una multiplicidad de sentidos visuales que se conjugan y expresan, que se abrazan, y funden y conjuntean en lo muy propio y lo muy vasto, el cosmos, el universo y, más aún, lo que palpita en los ámbitos de lo presentido.

Allí acudieron críticos, galeristas y escritores, como: Jeannie Ferlichs, directora la prestigiosa Lisson Gallery de Nueva York, el legendario crítico de arte.

Irvine R. Mac Manus, asesor del Museo Metropolitano de Nueva York, Gerardo Verdugo, galerista de New Jersey, Ana Ofelia Rodriguez, director de la Galería Río ll. de Nueva York. Así como los pintores Chiquí Mendoza, Geo Ripley, Aldo Larancuente, el poeta José Acosta.
Finalmente, señalamos el trabajo de asistencia en el montaje realizado por el pintor Geo Ripley, así como el trabajo del de Amable López, asistente especial de la muestra.

Cerramos con estas palabras de Reynaldo Kerr sobre Particulas que piensan: 

“Creo que la de Pedro Gris es una pintura fresca y novedosa”.
Fue la primera exposición del artista Pedro Gris en el extranjero, aunque hay otras en agenda.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s